la vida y situaciones

Loading...

Su tarea es siempre la misma: purificar, reconstruir y curar. Las plantas curan incluso en los casos en que otros medios fallan. Por eso quieren vivir en estrecha comunión con el hombre, creciendo alrededor de su casa. Crecen por doquier, pues quisieran a toda costa servir al hombre para asi’ poder cumplir la misión que el Creador, que tanto ciiidado tiene de sus criaturas, les tiene encomendada. Dios quiere (no lo olvidemos jamás) aliviar el dolor de los hombres y curar sus enfermedades sirviéndose de los medios naturales.

El Señor misericor- 1 dioco, ha dotado a la Naturaleza de tantas cocas maravillosas que no hay enfermedad o trastorno alguno para el cual no haga crecer una o varias y a veces muchas plantas curativas. La diversidad de las plantas curativas en la maravillosa farmacia de la Naturaleza que se renueva cada año, principalmente en la primavera, es tan grande que w podría envolver el hombre entero, de pies a cabeza, poniendo cada planta en su lugar correspondiente para curar una determinada enfermedad. Los tres cuadros que ofrecemos a continuación, mostrando la cabeza, el tronco y brazos y las extremidades inferiores, rodeados de plantas curativas, ilustran tan interesante aspecto.

La tierra curativa y las plantas medicinales son dos importantlsirnos factores de curación naturales indispensables pard el hombre que desea sanar su cuerpo siguiendo estrictamente las leyec naturales. El hombre necesita ambos factores, ya que él mismo es un pedazo de tierra, pues del barro fue creado. Por esto, en el cuerpo hurndno tienen que estar contenidas las principales sustancias de la tierra, cobre todo las sales minerales, principalmente: cal, hierro, silicato (sustancias silicíferas), sodio, potasio, azufre, magnesio, manganeso, hierro, yodo, etc. No hacemos más que constatar un hecho innegable comprobado por la ciencia. La carencia de alguna o algunas de estas sustancias indis- 1 pensables es el origen de muchas enfermedades.

loading...
Loading...
Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *